Un placer, amigos

Es un honor para mi el que visites mi página y espero que descubras algo que pueda interesarte. Además de reproducir los breves artículos de opinión que en días alternos publico en el diario El Progreso de Lugo, sobre variados temas del día a día, también procuro insertar pinceladas de actualidad, de contenido histórico (no al uso) o costumbrista para hacer más amenos los textos, viajes..., aparte de incluir algunos enlaces que pueden ser útiles en determinados momentos. También os invito a seguirme. Un saludo cordial desde la romana y amurallada ciudad de Lugo, la Lucus Augusti, en España.

miércoles, 17 de marzo de 2010

HISTORIAS XACOBEAS: Prisciliano, obispo y hereje

La principal relación de Prisciliano con el Camino de Santiago se basa en si los restos depositados en la supuesta tumba del Apóstol le perteneceno son del discípulo de Jesucristo. Lo más probable es que la duda jamás se resuelva, pero es más que suficiente para que Compostela siga siendo uno de los tres principales centros de la cristiandad, con Roma y Jerusalén. Pero también hay autores, entre ellos Celestino Fernández de la Vega, que afirman que el obispo hereje puede estar sepultado en la iglesia románica de Santa Eulalia de Bóveda (en la foto), una joya que puede visitarse a pocos kilómetros de la ciudad de Lugo, en Galicia.



Prisciliano fue obispo y fue hereje, de los que surgieron a finales del siglo IV después de Cristo, pero no uno cualquiera, lo que le costó la ejecución. Fue uno de los grandes e incluso pudo producir un cambio en el cristianismo tal como lo conocemos hoy. Llegó a incomodar a la curia en los niveles más altos, debido a la influencia de sus ideas en la comunidad gallega de su tiempo y luego se extendería incluso a la iglesia cristiana en general.


Nació en Galicia sobre el año 340, preconizaba un cristianismo gnóstico y druídico mezclado con la astrología y el estudio bíblico a través de la técnica de numerología cabalística llamada gematría, la astrología.


Prisciliano aceptaba los textos apócrifos y entre las ideas que prodigó una era la del hermano gemelo de Jesús. Fue por tanto el primero o más importante extensor de la herejía del gemelo en la península Ibérica y quizás en el resto de Europa a través de sus discípulos, que tuvo repercusión en otras herejías.


Todas estas influencias, tanto celtas como de tradiciones esotéricas hebreas, dieron una visión muy particular de la religión cristiana que acababa de empezar a definirse tras el primer concilio de Nicea, celebrado del 20 de mayo al 25 de julio del 325, convocado por el emperador Constantino I. Esta herejía tomó el nombre de su inspirador y se llamó priscilianismo, que se extendió por la parte más occidental del Imperio, perdurando hasta mediados del siglo VI, es decir casi 200 años más después de la muerte de Prisciliano, durante los cuales continuó siendo perseguido por la iglesia.


Las teorías de Prisciliano heredan gran parte de las ideas heréticas de los maniqueos, en contra de preceptos fundamentales de la iglesia cristiana. Sus seguidores dejan que las mujeres lean la Bilbia en casa de hombres con los que no tienen parentesco, ayunan los domingos, se retiran a las montañas, usan el zodíaco como referencia y andan descalzos.


En el año 381 queda vacante la sede obispal de Ávila, y dos prelados afines a Prisciliano lo consagran como obispo. Esto es algo intolerable para la iglesia, por lo que se decide enviar una protesta al obispo de Roma, que en aquel momento es Dámaso, hispano. Prisciliano opta por ir a Roma a defenderse. Pero Dámaso ni siquiera le recibe, por lo que éste se traslada a la corte imperial de Graciano en Milán.


Alfonso R. Castelao, entre otros, creyó ver en el priscilianismo la continuación neocristiana del panteísmo pagano de las gentes que habitaban el norte peninsular antes de la llegada romana. En cualquier caso, Prisciliano fue el primer gran hereje de una Iglesia que justo entonces intentaba componer un dogma unitario. Más de tres siglos después de que Herodes mandase decapitar a Santiago, Prisciliano corría la misma desgracia en Tréveris.


¿Simple coincidencia? Hay quien piensa que el Camino de Santiago es, precisamente, la ruta seguida por los discípulos de Prisciliano, con el cadáver del maestro sobre los hombros, desde la Germania hasta la Gallaecia.

No hay comentarios:

Blogs que sigo

Buscar este blog